El dilema del perro rescatado

Ahora estoy en esos momentos en los que no sé muy bien que hacer ni cómo tomar decisiones. Hace más de un decidí recoger de la calle a una perrita con sarna demodex, todo parecía muy sencillo: la curamos y se viene con nosotros. Vendemos la moto y nos compramos un coche.

Lo sencillo se ha convertido en una completa odisea, no solo hemos descartado desde hace tiempo viajar con la perrita, sino encontrar ayuda para cuidarla o dejarla en un centro de adopción. Llegamos a punto de intentar montar nuestro propio centro, con la idea de que fuera autofinanciado con alquileres de camas a turistas que vengan a Antigua. Esta opción también descartada, los alquileres son muy caros en Antigua y no hay ninguna casa que cumpla con los requisitos (tener una zona ajardinada).

Ahora mismo me encuentro entre la espada y la pared, he pasado un mes y una semana curando las heridas, poniéndole inyecciones de Proteizoo Plus, la inyección quíntuple, bañarla con los productos para eliminar la sarna, curarle las heridas con yodo, dadle el antibacteriano (tenía una infección en los intestinos) y los antiparasitarios. Tras todo esto, además de todo el cariño que hemos tenido, creo que voy a tener que devolverla a la calle, no veo otra salida.

Lo he intentado todo: buscar familias locales, le compré una camiseta donde escribí adóptame en inglés y español, fotos en los grupos de facebook de Antigua, he enviado emails a todas las organizaciones que hay en Guatemala (no nos importa viajar), incluso he intentado enviarla por alguna agencia de paquetería a California. Nada de nada.

Mi última opción parece que es esterilizarla antes de irme y volver a dejarla en la calle, ella está bastante cómoda en la calle. Nada más hoy se me ha escapado dos veces, creo que sabe que no tengo otra opción y está buscándose su propio camino. El problema es que no está totalmente recuperada. En caso de que la opere, digo en caso porque tiene que estar 10 días de reposo y a mi me quedan 4 días en Guatemala, tendría que buscar algún centro o alguna persona que se hiciera cargo de ella. Por ahora el único que en encontrado cuesta 100 euros los 10 días, parece poco pero cuando viajes con un presupuesto es mucho dinero.

Supongo que necesito escribir esto por la pena que siento, es mi forma de lavar mi conciencia. No veo otra salida, no me puedo quedar en Antigua, está bien para unos días, pero no para vivir largas temporadas.

Pase lo que pase siempre recordaré a Antigua por Canela, la perrita que nos robó el corazón. Por favor quien se sienta en capacidad de juzgar (no creo que nadie pudiera tener ese sentimiento), que piense a la de animales que ha visto en mal estado y no a ayudado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *